Claves para elegir un perfume de invierno

Sticks Aromatherapy Scent Fragrance Aroma Aromatic


El invierno es la época del año en que más perfumes se venden, pero no es porque los usuarios de perfumes utilicen más perfume en inverno que en primavera, verano u otoño, sino porque en invierno es cuando llega la Navidad, que supone una parte muy importante de las ventas de las perfumerías.

Existen perfumes apropiados para el inverno y otros apropiados para otras épocas del año, a continuación os comentamos algunas claves para elegir perfume de invierno, indistintamente si los compras en esta época del año o en cualquier otra.

Invierno, fragancias menos duraderas

En invierno, las fragancias duran menos tiempo en la piel, porque la brisa se lleva el aroma del perfume. Es interesante apostar por aromas florales (jazmines, lirios, rosas), que son muy olores muy apreciados durante esta época del año.

Si apostamos por fragancias dulces, deben ser opciones muy concentradas, y en el caso de perfumes para mujeres, muy femeninos y distinguidos.

Es habitual que muchas personas tengan un perfume fetiche, pero cada aroma tiene asociado unos atributos y unos condicionantes y existe una diferencia muy apreciable entre los aromas que se utilizan en verano y en invierno. Un consejo muy acertado es pedir ayuda en una tienda de perfumes, donde trabajan profesionales que pueden ser de gran ayuda.

Fragancias fuertes, más apropiadas para el invierno

No siempre es sinónimo concentración de fragancia fuerte, pero en este contexto sí. Las fragancias con un olor intenso son apropiadas para el invierno porque habitualmente necesitamos más ropa de abrigo y el perfume no se percibe con tanta intensidad.

En cambio, si utilizamos una de estas fragancias más intensas en verano, el calor puede provocarlas incluso exageradas, hasta el punto de llegar a ser desagradables. Algunas fragancias ideales para el invierno atendiendo a este concepto son: miel, sándalo, almizcle, madera, vainilla, frutas e incluso chocolate.

Los perfumes de verano

En verano, y buena parte de la primavera en zonas con climas cálidos, es habitual utilizar menos ropa. La piel, por tanto, está más expuesta y entra más en contacto con el medio ambiente. Esto provoca que el perfume se evapore con facilidad y rapidez.

Los perfumistas aconsejan utilizar mayor cantidad de perfume, pero perfumes más suaves y con un tono más fresco que los perfumes de invierno. Son muy adecuados en esta época del año aromas cítricos y florales, aunque también frutales (coco, limón, fresas…).

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios