Problemas oculares propios del verano que te conviene conocer

El verano es una época ideal para realizar actividades al aire libre, por lo que la vista se encuentra más expuesta al sol que nunca. Junto a esto, otros factores como la utilización del aire acondicionado, hacen que aumente el riesgo de sufrir dolencia que afectan a los ojos.

La vista es especialmente sensible a la luz solar, y los ojos se pueden ver afectados en sus tejidos. Además, en la conjuntiva se puede ocasionar sequedad, y aparecer pinguéculas y pterigium, que son manchas o abultamientos amarillos.

Problemas como el enrojecimiento o la irritación de los ojos son síntomas propios de estos transtornos, que a veces resultan leves pero incluso pueden llegar a no aparecer. El tratamiento con lágrimas artificiales o antiinflamatorias suele ser suficiente, si bien es cierto que en ocasiones es necesario recurrir a la cirugía. En centros especializados como las ópticas Afflelou se puede conseguir asesoramiento profesional en relación a este tema.

El calor suele ser sinónimo de sequedad ocular

Durante la época estival, se multiplican los casos de ojos secos, debido a la alteración de la película lagrimal. La producción de la calidad de las lágrimas se altera, por lo que la superficie interpalpebral resulta dañada, y esto lleva a problemas de desequilibrio y desprotección en la superficie ocular.

En caso de que se observaran problemas de este tipo, se deberá recurrir a un profesional de la oftalmología, para que este asesore sobre la mejor forma de evitar las molestias y determine si existe alguna otra anomalía de mayor gravedad. El cloro de la piscina, el aire acondicionado, el polvo en suspensión y las lentillas de contacto son importantes enemigos de estos pacientes.

Los expertos hacen especial hincapié en que hay que tener en cuenta la presencia de enfermedades generales previas de las personas por el gran número de medicamentos fotosensibilizantes que pueden estar tomando por prescripción médica, sin haber sido informados de este hecho. Entre dichos medicamentos se pueden encontrar antihistamínicos, antiinflamatorios, anticonceptivos, antiulcerosos, antihipertensivos, psicofármacos, hipolipemiantes, antibióticos o antidepresivos.

En relación a la edad, cabe destacar que los niños muy pequeños, junto las personas mayores, se encuentran más desprotegidas por sus defensas naturales ante agresiones provocadas por la luz solar.

Problemas oculares propios del verano que te conviene conocer 1

Enfermedades de la vista que se pueden agravar en verano

Las patologías propias de la vista pueden incrementar las molestias en los meses de verano. Tanto los pacientes que utilicen lentes de contacto o que se hayan operado de cataratas, retina, párpados u otra cirugía refractiva, como los que tengan glaucoma, deben acudir a consulta si sienten alguna molestia.

Tal como se indicaba al principio de estas líneas, el verano es momento de aumentar las actividades al aire libre. Esto redunda en un mayor riesgo de erosiones corneales traumáticas, o en una presencia de cuerpos extraños y molestos en la superficie ocular. Estas no son lesiones graves, pero pueden terminar por provocar una infección e incluso una úlcera. De modo que al menor síntoma, es fundamental acudir a un oftalmólogo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios