Las gafas de ver también sirven para presumir, ¡descúbrelas!

Uno de los elementos que forman parte necesariamente del look de muchas personas son sus gafas de ver. Mucha gente es apasionada de las gafas de sol, y las lucen, además de cómo una protección contra los rayos solares, como un complemento más. Pero a mucha otra no le queda más remedio que llevar sus gafas para ver siempre encima, por lo que conviene saber un poco más de este tema.

Las ópticas utilizan muy diversos cristales para corregir los defectos visuales, en función de los materiales empleados en su fabricación, su foco y sus características ópticas. El foco es el punto en el cual convergen las fuentes de luz, definiendo la distancia a la que es posible ver nítidamente, y según el problema visual que haya que corregir.

¿Qué son las lentes monofocales?

Normalmente las lentes más utilizadas son las que se conocen como monofocales, que sirven para ver solo de lejos o solo de cerca. Se trata de cristales que tienen solo una distancia focal. Pero los problemas aparecen cuando una persona que es miope (que ve mal de lejos) comienza a sufrir de vista cansada, siendo necesario también que utilice gafas para ver de cerca.

Cuando esto ocurre se puede recurrir a distintas alternativas. Una de ellas es utilizar las lentes monofocales para cada distancia, intercambiándolas según si se desea ver de lejos o de cerca. Y otra opción son los cristales multifocales, que dan la posibilidad de ver de lejos o de cerca sin tener que cambiar las gafas. A su vez, son dos las posibilidades a la hora de utilizar gafas multifocales.

Las gafas de ver también sirven para presumir, ¡descúbrelas! 1

Diferencia entre lentes progresivas y lentes bifocales

Por un lado están los cristales progresivos, en cuyo caso la lente cuenta con una apariencia homogénea, sin percibirse las dos zonas de enfoque. Realmente esto no es del todo así, ya que en la parte superior del cristal se encuentra el foco para ver de lejos, en el centro la distancia media y en la parte inferior para ver de cerca.

Es fundamental saber mirar por la parte adecuada de la lente, según las necesidades focales que requiera cada actividad. La gran ventaja de las gafas progresivas es que no es necesario cambiar de lentes para ver a cualquier distancia, por lo que se puede realizar cualquier actividad con las mismas gafas puestas.

Y la otra opción son las lentes bifocales, las cuales tienen dos distancias focales distintas. En la parte superior se encuentra una de ellas, que da la posibilidad de ver correctamente desde lejos. La otra está en la parte inferior, y posibilita la visión de objetos de cerca. Tienen la apariencia de un cristal con dos secciones, y realmente es así, de forma que se puede enfocar el ojo por la una o la otra, según la actividad que se esté llevando a cabo.

Todos estos modelos pueden ir con distintas monturas, por lo que no hay problema alguno en adaptarlas a cualquier estilo. Así que lejos de ver la necesidad de utilizar gafas como un drama, siempre se puede aprovechar la ocasión para impregnar de personalidad a un look.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios