El vestido de novia de Kate Middleton, diseñado por Sarah Burton

Finalmente llegó el día de la boda real en Inglaterra, y así el secreto quedó revelado: fue Sarah Burton, directora creativa de la firma Alexander McQueen la encargada del famoso vestido de novia de Kate Middleton.

Cabe señalar que el diseño de Burton para Kate Middleton no ha hecho más que despertar elogios, la novia lució espléndida con un modelo con reminiscencias al que usara en su momento Grace Kelly para su boda en Mónaco.

Se trata entonces de un diseño en color marfil y blanco satinado con escote corazón, que por encima lleva un cuerpo del famoso encaje irlandés de Carrickmacross, y fue realizado por la Royal School of Needlework (Real Escuela de Costura). Es un trabajo exquisito, al punto tal que los costureros se lavaban las manos cada media hora para evitar ajar su labor. El diseño de Burton es un homenaje a la tradición de Arts and Crafts y al Romanticismo, realizado íntegramente con materiales británicos.

La cola midió 2,70 metros y el cuerpo de afilada cintura y caderas acolchadas es un guiño a la tradición victoriana, así como una de las señas de identidad de McQueen. En la espalda, hay 58 botones cubiertos de gazar y organza. El velo también ha sido bordado a mano por los mismos artesanos. Está sujeto por la tiara Halo, de Cartier, que Jorge VI regaló en 1936 a la reina Madre. Esta, a su vez, se la regaló a su hija (la reina Isabel II) por su 18 cumpleaños. Los pendientes de diamantes, de Robinson Pelham, han sido un obsequio de boda de los padres de la novia. Los zapatos, hechos a mano por el equipo de McQueen, en ducado de seda y el mismo encaje.

El ramo de flores fue diseñado por Shane Connolly, está inspirado en las flores favoritas de la Familia Real británica y la familia Middleton y que tienen un significado especial para los ‘novios reales’. Así, incluye lirios (símbolo de la vuelta a la felicidad), jacinto (constancia del amor), hiedra (fidelidad y amistad), minutisa (llamado “sweet William” en inglés, es decir “dulce Guillermo”) y mirto (emblema del matrimonio). La tradición de incluir flores de mirto en el ramo nupcial se remonta al año 1845 cuando la reina Victoria plantó uno en los jardines de Osborne House, en la Isla de Wight, y de allí salieron estas flores.

“Ha sido la experienca de toda una vida trabajar con Catherine Middleton para crear su vestido de novia. Los diseños de Alexander McQueen se basan en juntar contrastes para crear ropa despampanante y bonita y creo que, al haber conjugado tejidos y encajes tradicionales con una estructura y diseño modernos, hemos creado un bonito vestido para Catherine en el día de su boda. Los últimos meses han sido muy emocionantes y una experiencia increíble para mi equipo y para mí mientras trabajábamos muy de cerca con Catherine para crear este vestido bajo las condiciones de un estricto secretismo”, señaló la misma Sarah Burton, quien también vistió a la dama de honor, Pippa Middleton, hermana de la novia – quien lució también extraordinaria –  con un modelo de la Colección Pre-Fall 2009 de Alexander McQueen.

Vía: Hola

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios